Me caracterizo por mi perfil multitarea. 

En 2006 realicé los estudios de turismo, los cuales me aportaron una visión diferente de las profesiones relacionadas con la cultura, cuando al realizar las prácticas en la división de Eventos Culturales de la Agencia de Viajes de El Corte Inglés, tuve contacto directo con el Festival de Cine de San Sebastián.

Por eso, cuando terminé mis estudios de Violoncello en 2012, complementé mi formación con el Master de Gestión y Liderazgo en Proyectos Culturales. Al finalizar estos estudios de gestión cultural, creé la plataforma Amigos de Amaniel, donde se proyectaban a jóvenes intérpretes del panorama clásico, entrando así en contacto con el mundo de la programación musical, aprendiendo de la experiencia real, y donde confirmé que quién mejor que un músico formado en otros campos, para saber que necesita un músico cuando tiene una actuación.

Así llegué a la Fundación Olivar de Castillejo, donde durante cuatro veranos llevé a cabo la programación musical y producción de Noches del Olivar. También desarrollé otras programaciones en diversas instituciones culturales interesadas en dar proyección a jóvenes intérpretes del panorama nacional.

Mis pinitos con el management vienen de la mano del violoncellista Israel Fausto Martínez, a quien tuve el gusto de representar artísticamente y con quien colaboro actualmente en diversos proyectos culturales del ámbito de la música clásica como el Festival Internacional de Música «Clásicos Colgados»