MÚSICA Y LENGUAJE ORAL

Todos hemos escuchado alguna vez que la música es un lenguaje universal puesto que, independientemente de nuestro lugar de procedencia, tenemos capacidad de comprenderlo y comunicarnos.

¿Es cierto? Sí, pero antes de nada, ¿Qué es el lenguaje?

El lenguaje es una forma de comunicación que puede ser gestual, escrita u oral y que es propia de los seres humanos y los animales.

EL LENGUAJE ORAL Y LA MÚSICA

¿Cómo se comunica un bebé o un niño? Estos, en su etapa inicial del desarrollo comunicativo, imitan el lenguaje que oyen utilizando los elementos rítmicos y melódicos que el lenguaje hablado posee.

Más adelante, cuando comenzamos a hablar, queremos darle fluidez a nuestro discurso. Por ello, debemos ser capaces de entonar y acentuar las frases de manera correcta, en función de nuestro estado de ánimo y aquello que queramos expresar. Además, tenemos que hacer las pausas pertinentes para darle coherencia al discurso y que nuestro mensaje sea inteligible.

El aprendizaje auditivo de todos estos códigos rítmicos y melódicos del lenguaje hablado, se optimiza con la formación musical.  ¡Está comprobado!

Pensad ahora: cuando interpretamos una obra con nuestro instrumento, estamos contando algo a nuestros oyentes, entonces ¿no tendremos que tener también en cuenta estos códigos de acentuación, pausa, énfasis, etc. para que entiendan nuestro mensaje? Claro, exactamente igual en en el lenguaje oral.

EL PAPEL DE LA EDUCACIÓN MUSICAL

“Nuestra red de adquisición auditiva es el mejor sistema de recopilación de información de nuestro cerebro. La música potencia los elementos biológicos del lenguaje”, eso afirma Anita Collins, especialista en el estudio del desarrollo cerebral y la educación musical.

¿Qué podemos hacer desde la educación musical para desarrollar esta red de adquisición auditiva?

Lo ideal es que primer estadio de aprendizaje musical esté centrado en el canto y la motricidad. ¿Por qué? Porque la voz es un instrumento con el que todos contamos y porque, a través de la música, podremos enseñar todos los códigos lingüísticos señalados anteriormente.

 

Además, hay un aprendizaje musical indirecto anterior; en el momento del nacimiento de un bebé, las familias se comunican con ellos a través del habla y el canto. Cantar a un bebé pone en marcha su red de aprendizaje auditivo.

Estas son las razones por las que he puesto en marcha un proyecto coral para niños: MAXICORO. Se puede implantar en cualquier institución educativa. Si queréis saber más, no dudéis en escribirme.

 

Deja un comentario